INODOROS.

Lo que nos presenta un problema social más grave es el olor de la basura. Nosotros no tardamos más que algunos minutos en eliminarlo a través del proceso de esterilización de residuos. Y ya está. Nuestras instalaciones pueden localizarse más cerca del lugar de origen de los desechos que cualquier otro tipo de solución alternativa.
Es decir: es una tecnología de tratamiento inodoro de residuos que no implica la incineración. Por fin.

Esterilizamos los residuos no segregados para eliminar los microorganismos: si éstos no los hay, ni tampoco el agua, entonces los residuos no huelen mal.
Hemos mejorado el proceso típico de esterilización y lo hemos aplicado al tratamiento de residuos no segregados. Llevó años conseguirlo.
Sin embargo, el futuro de la gestión de residuos ya ha llegado. La basura se somete al calentamiento y alta presión durante varias horas. En estas condiciones se eliminan los microorganismos, a la vez evitando las reacciones químicas incontrolables. En este etapa perdemos el 17% de la masa, ya que el agua se evapora.
Así es como los residuos pierden su olor, humedad y se hacen fáciles para la segregación automatizada.

96% NO ACABA EN EL VERTEDERO

Vemos los residuos como un recurso y no como un problema.
Por lo tanto, los aprovechamos a lo máximo: biomasa se usa como fertilizante; la basura es también una fuente de combustible (CDR), vidrio, plástico, metales y sustancias minerales. Tan solo el 4% acaba en el vertedero, mientras que todo lo demás tiene su valor.

El reto más importante para la gestión comunitaria de los residuos es el reciclaje del 65% de residuos sólidos urbanos hasta el 2030, así como la reducción del vertido de residuos hasta 10%.
Nosotros ya estamos preparados.
Desde el punto de vista de los EE.UU.: nuestra tecnología significa el 96% de la reducción de vertidos. Lo conseguimos a través de la esterilización de los residuos no segregados para prepararlos para la segregación automatizada. Así podemos separar la fracción biodegradable, es decir, la biomasa.
Ésta tiene un amplio abanico de aplicaciones: fertilizante, biocombustible, combustible sólido. Como cualquier flujo de salida tiene su valor y responde a la demanda del mercado.
No solo creemos en que los residuos sean un recurso.
Lo demostramos.

FIN DE LA RECOGIDA SELECTIVA.

Todo el mundo puede centrarse en los asuntos que realmente importan en vez de adivinar dónde y cómo exactamente descartar una botella de plástico con un tapón de metal, una etiqueta de papel pegada a sus paredes y unos restos de kétchup por dentro. Se reduce la cantidad de vehículos de recogida y contenedores por lo que la simple recogida de residuos sólidos urbanos cuesta menos: es más beneficio y tranquilidad para todos.

Tras haber eliminado la confusión y el esfuerzo de tener que seleccionar y separar los residuos más típicos, lo hemos simplificado todo. Seguirá siendo obligatorio extraer los residuos peligrosos, equipos electrónicos, medicamentos y desechos de construcción por nuestra cuenta. Para el bien del medio ambiente nuestra tecnología puede aprovecharse de la recolección selectiva de papel y textiles: no es obligatorio, pero sí mejora la eficiencia del reciclaje, mientras que todos los demás recursos quedan mejor separados a través de nuestro proceso tecnológico que en origen. La recogida simple implica menor coste y reduce las emisiones. También, menor cantidad de los cubos de basura contribuye al valor estético de las zonas urbanas. Mayor sencillez de las reglas significa más participantes.
¿Procesos? ¿Reglamentos? Dejémoslo sencillo.

nuestra

tecnología

Książęca 15

00-498 Warsaw

Poland

Preguntas

Contacto

  • HABLA CON NOSOTROS:
    +48 22 523 28 90
  • HABLA CON NOSOTROS:
    bioelektra@bioelektra.com
  • horas de oficina:
    Mon-fri 10 AM - 6 PM (GMT+1)
Message sent. Thank you.